Conecta con nosotros

Hola que estas buscando

El negocio – Guía Informativa para Autónomos y Pymes

Impuestos

Google y Tobin: nuevos impuestos digital y financiero

Los nuevos impuestos para gravar la actividad digital (tasa Google) y financiera (tasa Tobin) están a un paso de ser aprobados

Serán un medio más para generar ingresos y destinarlos al desarrollo económico y social del país. (Foto: Pixabay)

Los nuevos impuestos digital y financiero están a un paso de formar parte de la cotidianidad española. Convendrá memorizar estos títulos de leyes y sus «apodos»: Ley del Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales o tasa «Google» y Ley del Impuesto sobre las transacciones financieras o tasa «Tobin».

La ‘tasa Google‘ gravará con un 3% los ingresos de empresas tecnológicas. Estas compañías facturan más de 750 millones de euros en el mundo y más de 3 millones de euros únicamente en España.

La ‘tasa Tobin’ o impuesto financiero gravará con un 0,2 % a las empresas españolas con una capitalización bursátil mayor a 1.000 millones en las operaciones de compraventa de acciones que realicen.

Detalle de los nuevos impuestos:

Tasa Google

Con esta tasa se podrán gravar los servicios de publicidad dirigida online, los servicios de intermediación en línea y la venta de datos que se generan a partir de la información que proporciona voluntariamente el usuario.

Las empresas que registren ingresos anuales de como mínimo 750 millones de euros a nivel mundial y 3 millones de euros en España.

La creación de este impuesto se justifica en la necesidad de que las normas fiscales se adapten a la digitalización de la economía. Los nuevos sistemas crean nuevas formas de negocio que no tienen presencia física en el lugar donde se realizan las actividades. Y esto constituye en la actualidad un vacío legal.

Tasa Tobin

Lleva el nombre del economista James Tobin, que ganó el Premio Nobel de Economía. Con esta tasa el estado buscará recaudar unos 850 millones de euros. Consiste en gravar las operaciones de adquisición de acciones de sociedades españolas, independientemente de la residencia de los agentes. El requisito será que sean empresas cotizadas con un valor superior a los mil millones de euros.

Contribuir a la consolidación de las finanzas públicas y reforzar la equidad del sistema tributario serán los objetivos. En la actualidad, las operaciones de este tipo no se sujetan a ningún impuesto directo. El Gobierno pretende destinar la recaudación a financiar las pensiones.

Así, se podrá gravar todas las operaciones que se realizan al contado de conversión entre divisas. Estos nuevos impuestos se convertirán en un medio más para generar ingresos y destinarlos al desarrollo económico y social del país, más aún en esta situación de baja presupuestario.

Escrito por

Periodismo y redacción creativa. Estudié Cs. de la Comunicación en la Universidad de Buenos Aires.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement
Advertisement


Advertisement